MIEL FALSA vs MIEL PURA

/ / miel

Que no te dén azucar por miel

Cuando os situeis frente a una estantería del supermercado repleta de frascos de mieles de distintas marcas y no sepáis cual escoger la pregunta que deberíais haceros es sobre la calidad intrínseca del producto antes que sobre la vistosidad del embalaje, la uniformidad del color o el precio. Desgraciadamente la diferencia entre una miel artesanal pura y otra industrial es abismal, y no solo por el precio o el aspecto.

La miel pura es el producto de las abejas sin purificar, ni calentar, y sin añadir nada. Recolectada de la colmena y envasada, sin ningún otro proceso que la altere de algún modo. Esta miel pura puede proceder de flores de muy diversa índole. Algunos apicultores deciden proporcionar azúcar a las abejas en sustitución de las flores. Esta miel es miel pura, pero sus propiedades difieren claro está de las mieles de flores.

¿Como se falsifica la miel y porque?

Extrayendo agregados de las abejas

El primer método de falsificación es purificándola. La miel tal cual sale de la colmena contiene ceras y polen. Estos agregados, lejos de ser una contaminación forman parte importante de la miel. Si bien un filtrado podría resultar juicioso, el extraer mediante calentamientos la totalidad de las ceras y pólenes contenidas en ella altera completamente la composición de la miel.

El objetivo de la extracción de pólenes y ceras podría ser  dar a la miel una apariencia uniforme, pero esta purificación tiene como consecuencia que la miel se torna anónima y por tanto no puede saberse su procedencia. Efectivamente, es a través de los pólenes contenidos en la miel que los expertos pueden ubicarla en una zona geográfica.  El desconocer la procedencia de una miel es de una relevancia máxima ya que ello permite importar mieles mas baratas pero sobretodo alienta un mercado negro de la miel. Así por ejemplo, la miel china esta grabada con numerosos impuestos y controles pero una vez refinada ya no se puede saber que es china y puede comprarse a través de un tercer país que la adopta como suya. Ocultar su procedencia puede librarlas también de algunos controles de calidad como son la presencia de antibióticos o de metales pesados.7

Fuente: OCU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *