Dale un respiro a tu piel: Mascarilla relajante

Ahora que la vuelta al cole ya es una realidad y nos obliga a retomar todas nuestras rutinas vamos a dedicarle unos momentos a nuestra piel.

Aquí os facilitamos una receta sencilla, rápida y económica de una mascarilla relajante para todo tipo de pieles.

Ingredientes necesarios:

  • Una infusión de salvia
  • Arcilla verde o rosa .
  • Miel de lavanda
  • Aceite esencial de lavanda

Pasos a seguir:

  • Hay que preparar la infusión de salvia, hervir el agua y añadir unas hojas de salvia. Dejar infusionar durante unos 5 min y luego colar.
  • En un cuenco añadir un poco de infusión y la arcilla, ir añadiendo infusión y arcilla hasta conseguir la textura deseada. Normalmente se gastan unos 30 gr de arcilla. Recordad que las personas que tienen piel sensible debe utilizar arcilla roja, pieles secas mejor la rosa y para el resto la arcilla verde es la más adecuada.
  • Añadir una cucharada de postre de miel y remover vigorosamente.
  • Por último hay que añadir entre 10 o 15 gotas y volver a remover.
  • Luego hay que repartirla por la cara y dejarla durante unos 15 min. Cuando notes que la mascara se ha endurecido lo mejor es retirarla con agua templada.
  • Os recomiendo que una vez retirada la mascarilla relajante apliqués un poquito de aceite de caléndula o rosa mosqueta sobre el rostro.

Siguiendo estos pasos consigues una mascarilla relajante perfecta. Recordad que la manera más práctica y limpia de extenderla por la cara es con la ayuda de una brocha para aplicar base de maquillaje.

 

Podeís utilizar arcilla verde, roja o rosa según vuestro tipo de piel.